Cámbrico

 

Primera división en la que se divide el paleozoico. Dura unos 70 millones de años, transcurridos de 570 a 500 millones de años atrás. El nombre se lo puso, en 1835, el geólogo inglés Adam Sedgwick y tiene su origen en "Cambria", nombre que los antiguos romanos daban a las rocas sedimentarias de Gales.

Durante esta época, el creciente contenido en oxígeno de la atmósfera y los océanos habían hecho posible que en el medio marino se originaran nuevas formas de vida. Por primera vez en la historia de la Tierra, aparecieron criaturas capaces de obtener energía mediante la respiración.

Los primeros de estos nuevos organismos eran invertebrados marinos más o menos grandes y complejos. Con su riqueza mayor o menor en fósiles, las rocas sedimentarias del cámbrico son los estratos más antiguos entre los que se prestan a una correlación estratigráfica extensiva. Por este motivo, al intentar trazar una imagen de la Tierra, tal y como era en el remoto pasado geológico, los científicos han tenido mucho más éxito con el cámbrico y los periodos posteriores que con el precámbrico, mucho más antiguo y de mayor duración.

El cámbrico es un periodo geológico para el que la ciencia dispone de pruebas convincentes sobre la existencia de placas tectónicas, pruebas que pueden servir para delinearlas. Las múltiples colisiones entre ellas dieron lugar, a lo largo de este periodo, a una gigantesca masa de tierra o supercontinente. Conocido por los científicos con el nombre de Gondwana, incorporaba los cuatro continentes australes de nuestros días: América del Sur, África, Antártida y Australia occidental. Incluía también India, regiones de México, Florida, Europa del sur y, tal vez China.                                                            

La distribución de los continentes durante el cámbrico era muy diferente a la actual. La mayoría de las masas terrestres se encontraban en los trópicos o en el hemisferio sur. Gondwana, que cubría un área mucho más extensa que las masas continentales del norte, se extendía desde los trópicos y la zona templada del sur hasta casi el polo sur.                                                                                                                                   

Aunque la vida no había invadido aún la tierra ni el aire, los mares del cámbrico poseían gran variedad de invertebrados marinos, como esponjas, gusanos, briozoos (endoproctos), hidrozoos, braquiópodos, moluscos (entre ellos los gasterópodos y los antecesores del nautilus), artrópodos primitivos como el trilobites, y unas cuantas especies de equinodermos pedunculados (similares a los erizos de mar). La única vida vegetal del periodo fueron las algas marinas.