Devónico

 

Cuarta división del paleozoico que comenzó hace unos 395 millones de años y finalizó hace 345 millones de años. Su nombre deriva de Devon, Inglaterra, donde se estudiaron por primera vez las rocas sedimentarias del período. El hecho más importante geológico del devónico fue la colisión a tres bandas entre antiguas masas continentales: las antecesoras de Norteamérica y Eurasia por una parte, y Gondwana, el “hipotético” supercontinente que dio origen a todos los continentes actuales del sur del planeta. Este episodio de orogénesis recibe el nombre de plegamiento orogénico acadiano en Norteamérica y el de plegamiento orogénico caledoniano en Gran Bretaña y Noruega. Las bases erosionadas de las montañas producidas por el primero forman la sección norte de los Apalaches de nuestros días, y se extienden desde Nueva Inglaterra hacia el norte hasta Terranova. La erosión de las laderas de las nuevas montañas caledonianas produjo enormes cantidades de arena gruesa roja y grava que se depositaron en la plataforma estable del interior del continente, inundada de forma intermitente por mares cálidos y poco profundos en los que crecían esponjas y arrecifes de coral.

En Norteamérica se acumularon grandes espesores de arena roja en el vasto delta de Catskill, que enterró y preservó los primeros bosques del planeta: árboles de tronco escamoso, altos y esbeltos; árboles frondosos primitivos de hoja perenne y helechos. El clima era cálido y húmedo, al igual que los exuberantes bosques y los arrecifes coralinos.

Durante este periodo, Norteamérica y Europa estaban centradas sobre el ecuador, mientras que las porciones africana y sudamericana de Gondwana estaban centradas sobre el polo sur. En estas condiciones climáticas, y con la reciente formación de una capa atmosférica de ozono que protegía al planeta de la letal radiación ultravioleta, aparecieron en tierra firme los primeros artrópodos que respiraban aire, arañas y ácaros. En los mares, unos moluscos helicoidales llamados ammonoideos eran la forma principal de vida invertebrada. Los peces del devónico, evolucionados a partir de los tipos acorazados del ordovícico, presentaban ya aletas y escamas, además de mandíbulas. Un grupo de ellos dio lugar a los primeros vertebrados de respiración aérea, los anfibios, que invadieron la Tierra a finales del devónico y sentaron las bases del advenimiento de los reptiles en el periodo posterior denominado carbonífero.