En esta última y definitiva práctica, teníamos como objetivo valorar un ácido fuerte con una base fuerte, también.

En esta práctica, el ácido era una disolución de ácido clorhídrico (HCl), mientras que la base era otra disolución de hidróxido sódico (NaOH).

Con esta técnica pudimos establecer la concentración de una disolución de un ácido fuerte.

 

 

 

Anterior                                                                                                                                           Siguiente